Gafas con más graduación de la necesaria: ¿qué ocurre?

¿Qué ocurre cuando tus gafas tienen más graduación de la que necesitas? Descubre sus consecuencias, sus peligros y qué debes hacer.

Se conoce como “hipercorrección” al hecho de tener unas gafas con más graduación de la necesaria. En ocasiones es difícil darse cuenta de esta mala graduación por uno mismo, ya que el ojo humano tiene una gran capacidad de adaptación. Sin embargo, sus consecuencias negativas deben ponerte en alerta y buscar una solución lo más rápido posible.

Señales de llevar unas gafas con más graduación

Existen 4 síntomas comunes que indican que tus gafas graduadas están mal. Estos suelen aparecer poco tiempo después de haber comprado unas gafas nuevas o haber cambiado los cristales, ya que se habrá aplicado una hipercorrección que provoca efectos como:

- Visión borrosa. Aunque no sea muy pronunciada, puedes notar falta de nitidez y que tengas que hacer un sobreesfuerzo para leer claramente un libro (si tienes hipermetropía) o un cartel (si tienes miopía).

- Dolor de cabeza. Ese trabajo extra que hacen los ojos para que veas lo mejor posible se traduce en dolores de cabeza, que aparecen especialmente al final del día, cuando ya llevas muchas horas con las gafas.

- Mareos. Cambiar de enfoque, por ejemplo al pasar de mirar un objeto lejano a otro más cercano, así como girar la cabeza rápidamente, pueden provocar un pequeño mareo o sensación de vértigo.

- Lagrimeo y ojos rojos. Ese sobreesfuerzo también se traduce en que los ojos se enrojecen, escuecen y sueltan más lágrimas de lo habitual. 

"
Estos síntomas suelen aparecer poco tiempo después de haber comprado unas gafas nuevas o haber cambiado los cristales, ya que se habrá aplicado una hipercorrección
"

¿Unas gafas mal graduadas pueden dañar tus ojos?

Hay una frase que se repite mucho y que genera bastante miedo: si usas más graduación de la necesaria, tus ojos se acostumbran y pasarás a tener esas dioptrías.

Esta afirmación es falsa en los adultos, ya que una graduación correcta no tiene efectos a largo plazo sobre la salud de sus ojos. De hecho, en anteriores artículos ya te hemos explicado que alteraciones visuales como la miopía se estabilizan entre los 18 y los 22 años.

Sin embargo, unas gafas con más graduación de la necesaria en los niños y los adolescentes sí que puede afectar a su vista. Sus ojos están todavía en desarrollo y no son emetrópicos, por lo que su visión no es ideal. Por esa razón, también puede ocurrir que los niños que no usan gafas cuando deberían, fuercen la vista y sus dioptrías aumenten más rápido.

¿Qué hacer si mis gafas tienen más graduación de la necesaria?

En caso de notar falta de nitidez, dolores de cabeza recurrentes, mareos o fatiga visual, lo más aconsejable es acudir a un centro óptico como el de Cottet para realizar una revisión. Gracias al examen que realizará uno de nuestros ópticos especialistas podrás confirmar cuál es tu graduación y adaptar tus gafas a ella.

Nuestra recomendación es que no esperes a la revisión anual para revisar la graduación de tus gafas, ya que tan solo estarás alargando el padecimiento de los síntomas de una hipercorrección en vano. Pide cita online ya y sal de dudas. Además, estos exámenes ayudan a detectar de forma precoz otros problemas visuales que puedan surgir, como las cataratas o la degeneración macular asociada con la edad (DMAE o DME).

Comments (0)

No comments at this moment
Consentimiento de cookies
Product added to wishlist