Ver bien para aprender mejor

Es posible que tengamos algún problema de visión y no seamos conscientes de ello. Como siempre hemos visto de la misma manera, para nosotros es «lo normal». No obstante, la calidad de vida puede verse muy afectada, por lo que es importante diagnosticar y corregir las deficiencias visuales. Por ejemplo, si un niño debe realizar mucho esfuerzo para compensar sus deficiencias visuales, se cansará al leer, no querrá estudiar, se distraerá con mucha facilidad o tendrá dificultades para practicar algunos deportes.

Algunos síntomas que pueden dar pistas de que se tiene un problema de visión son la fatiga visual, la dificultad para enfocar de cerca al final del día, la visión borrosa o la sensación de mareo momentáneo, entre otros. 

Es común achacar estos síntomas a otras afecciones cuando en realidad su origen puede ser un problema de la función visual. 

Fracaso%20Escolar%20en%20ni%C3%B1o.png

¿Cómo podemos mejorar la visión de los más pequeños?

Los problemas de la vista son defectos refractivos como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía, que suelen deberse a la propia forma del ojo o a la presbicia, también conocida como «vista cansada».

El 50 % de la población tiene algún problema en su función visual. Para el 10 % de las personas, estas disfunciones son limitantes para la vida diaria y su desarrollo personal. La mayor parte de estos problemas se soluciona con entrenamiento visual

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment