¿Qué es la luz azul y cómo nos afecta?

La luz blanca que vemos está compuesta por la suma de las luces de todos los colores. La luz azul es una de ellas y corresponde a una de las luces más energéticas, por lo que influye más que otras a nuestras estructuras celulares.

Además, la luz azul tiene otra característica que afecta a los seres vivos. La cantidad de luz azul que nos rodea es uno de los factores que regula el ciclo circadiano, sistema por el que nuestro cuerpo distingue cuando es periodo de actividad y cuando de descanso. Cuando se reduce la cantidad de luz azul que nos rodea, nuestro cuerpo se prepara para el reposo y aparece la sensación de sueño.

Vivimos en una sociedad rodeada de pantallas. La mayor parte de la información que recibimos y de la comunicación que mantenemos durante nuestro día a día, lo hacemos delante de una pantalla. TV, ordenadores, tabletas y móviles son piezas tan habituales que pasamos delante de ellas más de 8 horas al día de media. Todas las pantallas actuales se basan en tecnologías de leds, que emite una luz muy blanca con alto contenido de azul.

Captura de pantalla 2020-08-27 a las 16-15-45.png

 

¿Qué consecuencias tiene?

 

Estudios recientes han demostrado que la luz azul en exceso puede tener consecuencias a largo plazo en la retina, pudiendo ser responsable de complicaciones serias con el paso de los años. Por otro lado, también sabemos que uno de los factores que controlan el ciclo circadiano, que es como funciona nuestro cerebro para saber cuándo tiene que estar despierto y cuando toca dormir, depende de la cantidad de luz azul que hay en el ambiente. Estar expuesto a fuentes de luz azul directa por la noche puede provocar que nuestro cerebro no entienda que ha de dormir y provocar insomnio. Con todo esto, aparte de los problemas que pueda provocar el trabajar tantas horas mirando a distancias cercanas, hay una clara preocupación por las consecuencias que puede estar teniendo en la salud general y ocular en particular, está sobre exposición a la luz azul que padece nuestra sociedad. Por eso se están planteando diferentes soluciones para reducir esta sobre exposición y entre ellas están los filtros de luz azul.

 

¿Qué es el filtro azul?

Los filtros de luz azul son tratamientos que se ponen en las lentes para reducir la cantidad de luz azul que pasa a través de ellas. Permiten el paso, pero de una cantidad pequeña, suficiente para que no sea nociva y nos permita mantener la visión de los colores con naturalidad. El uso de estos filtros en gafas nos permite limitar el paso de la luz azul cuando estemos delante de pantallas, y que la cantidad recibida no sea nociva. Y no es necesario tener graduación para llevarlos, se pueden poner en lentes neutras o de cualquier graduación.

 

¿En qué nos benefician los filtros de luz azul?

Los filtros para luz azul en las pantallas, y los cristales con protección para la luz azul, reducen las molestias producidas por el uso intensivo de estas, ya que eliminan gran parte de este tipo de luz que emiten los dispositivos. Por lo tanto, tu vista estará más descansada y evitará molestias oculares a corto plazo como la fatiga visual y, a largo plazo, problemas que se creen que podrían estar relacionadas como la degeneración de la zona central de la retina.

 

 

¿Por qué es peligrosa la luz azul?

La luz azul no es peligrosa al igual que ocurre con la ultravioleta y hasta son necesarias, a no ser que tengamos una sobre exposición. El problema como ocurre con otras cosas, es el exceso.  Hay estudios que demuestran que una exposición de alta intensidad de luz azul en las células de la retina puede dañarlas de forma severa llegando a destruirlas.

 

¿Por qué es importante protegernos ahora?

Las nuevas tecnologías han incorporado las pantallas tipo led en casi todos los utensilios que se han hecho imprescindibles en nuestro día. Teléfonos, ordenadores, tabletas digitales, TV; todos, incorporan pantallas leds y esto provoca que una persona de media esté más de 6 horas al día mirando una pantalla. Las pantallas led emite luz de todo el espectro visible, pero con un pico de emisión muy alto de la luz azul más energética. Nuestra situación ha cambiado de forma radical y ahora estamos sobre expuestos a la luz azul.

 

¿Qué consecuencias tiene la sobre exposición a la luz azul?

Hablamos de dos tipos de consecuencias, unas a largo plazo y otras a corto plazo: 

A largo plazo, se plantea que esta sobre exposición acumulada puede tener los mismos efectos tóxicos en las células de la retina que la exposición de alta intensidad. Con los años esta sobre exposición podría provocar patologías como la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) u otras similares que conllevan perdidas severas de visión.

A corto plazo, la exposición a pantallas, sobre todo a últimas horas del día, puede confundir a nuestro organismo. El tener mucha luz azul al final del día provoca que nuestro cuerpo se mantenga en estado de vigilia, provocando insomnio o trastornos del sueño.

 

 ¿Cómo evitarlo?

Reducir las horas de exposición a pantallas es una manera, pero nuestras necesidades y el ritmo de vida actual hace que esto no sea factible y la tendencia es que vaya a más. Ahora disponemos de los filtros de luz azul en las lentes. Estos permiten reducir la sobre exposición sin afectar a nuestro sistema visual. La reducción que provocan estos filtros es parcial, por lo que no dejamos de recibir la luz azul que es necesaria, pero evitamos el exceso. Además, tienen la ventaja de que se pueden hacer con lente graduada o neutra, con lo que las puede llevar todo el mundo, sea cual sea la edad.

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment