Desde que la pandemia del covid-19 entró en nuestras vidas nos hemos acostumbrado a no tocar, a guardar la distancia con el resto de personas… Reglas de convivencia, seguridad y salud que precisan, inevitablemente, el sentido de la vista, pero ¿qué ocurre cuando falta este sentido?

 

Las limitaciones de las personas que sufren algún tipo de discapacidad visual o ceguera se han incrementado de una forma exponencial. Se calcula que en torno al 80 % de la información que necesitamos para nuestra vida cotidiana la recibimos a través de la visión, de los ojos. La mayoría de las habilidades que poseemos, de los conocimientos que adquirimos y de las actividades que desarrollamos, las aprendemos o ejecutamos basándonos en información visual.

 

Para suplir estas carencias, las personas con deficiencias visuales o cegueras tendían a apoyarse en el tacto, ahora no les ha quedado más remedio que apoyarse en la tecnología asistencial. 

 

La baja visión o ceguera limita afecta a todo aquello que engloba el desempeño laboral, a las actividades en familia en definitiva afecta no solo a la autonomía sino a las relaciones personales. Un paciente diagnosticado con baja visión pasará por varias etapas en las que se requerirá de todo el apoyo y comprensión posible hasta poder guiarlo a un proceso de rehabilitación que le permita seguir gozando de un buen grado de autonomía y sentirse independiente.

OrCam Technologies que lleva más de 10 años invirtiendo en I+D, para desarrollar dispositivos asistenciales focalizados en paliar problemas derivados de la baja visión con la ayuda de partners como Cottet. Con cámaras ultra inteligentes los usuarios con discapacidad visual de 45 países, entre ellos España, pueden elegir entre cuatro dispositivos que les permitirán realizar tareas antes impensables como puede ser leer el menú de un restaurante o dar comandos de voz al dispositivo para que les asista en ciertas tareas.

“Gracias a la tecnología de OrCam una persona ciega o con deficiencia visual va a poder volver a leer un libro físico en una fecha tan señalada como Sant Jordi” 

 

La tecnología unida a la inteligencia artificial aporta a las personas con baja visión o ceguera una nueva forma de vida. A día de hoy la mayoría de la gente con problema de vista es la población con más edad de la sociedad lo que limita también su movimiento físico, le tecnología les puede mantener activos mental y físicamente. La tecnología es por tanto una gran aliada para sociedades con pirámides de población invertidas como la española.

 

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment