Dia-mundial-de-la-visión.jpg

 

En el día Mundial de la Visión, expertos recomiendan revisiones periódicas para controlas que posibles afecciones que vayan en aumento. Ojo Seco es una afectación multifactorial que se caracteriza por aparecer síntomas de molestias oculares asociadas a la falta de producción de lágrimas, a una evaporación anormalmente rápida, o por producir lágrimas de mala calidad. Es una patología crónica muy frecuente que afecta a cerca del 30% de la población adulta.

Los síntomas más comunes son la fatiga visual, picor, quemazón, sensación de cuerpo extraño, sequedad ocular, enrojecimiento del margen de los párpados o lagrimeo excesivo que pueden causar malestar o visión borrosa. 

 

Las consecuencias de esta afección pueden derivar en alteraciones de la calidad de la visión y de la sensibilidad al contraste que puede afectar a la lectura, al uso de pantallas, TV, conducción, trabajo…disminución de la calidad de vida, o mayor riesgo de infecciones oculares, entre otras.

 

No siempre existe una causa reconocible de Ojo Seco pero si ocurre que en los meses de invierno, las temperaturas frías, el viento o la calefacción fomentan diferentes síntomas oculares. También el uso continuo de pantallas hace que baje el ritmo del parpadeo lo que disminuye la hidratación habitual del ojo y se produzca una sensación incómoda y de malestar en los ojos propia del ojo seco.

Pero existen otros motivos que están incrementando, cada vez más, el síndrome de ojo seco como es el ya habitual uso continuado, pero tan necesario, de la mascarilla, un factor condicionante que debe observarse para realizar el diagnóstico y tratamiento visual adecuado. Lo que produce este nuevo hábito es que el flujo de aire caliente y húmedo que sale de la mascarilla sube hacia arriba y acelera la evaporación de nuestras lágrimas provocando los síntomas mencionados de ojo seco.

 

Aún y así se debe hacer un uso responsable de la máscara, ya que es una de las vías necesarias junto con el distanciamiento social para superar la pandemia, incluso aunque se puedan producir otros efectos paralelos, como el Síndrome del Ojo Seco.

En este sentido Fabio Delgado, director óptico de Cottet afirma que “En el marco del Día Mundial de la visión, queremos incidir en el Síndrome de Ojo seco, una afección que se detecta por los síntomas que tiene el paciente, por lo tanto deberá de acudir al profesional óptico para que le haga un examen ocular y tratar esta afección asociada a la mascarilla, determinar la calidad lagrimal y definir un tratamiento. Las personas que ya lo sufrían antes de la llegada del coronavirus, han visto cómo han empeorado en estos últimos tiempos, por este motivo es recomendable la realización de revisiones periódicas una vez detectada la sequedad ocular”.

 

Según Las Guías españolas para el tratamiento de la enfermedad del ojo seco elaborado por la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC), muestran que a partir de los 50 años hay una mayor prevalencia en mujeres y debido al envejecimiento progresivo de la población, estos resultados apuntan a un aumento de la prevalencia del ojo seco en el futuro.

 

Consejos del experto para prevenir el ojo seco:

 

·      Tener un buen hábito de higiene en manos y zona ocular.

·      Evitar frotarse los ojos si hay sensación de arenilla. 

·      Uso de lubricantes oculares, como lágrimas artificiales. Podemos utilizar una lágrima artificial 3 ó 4 veces    al día o cuando tengamos alguna molestia, previa consulta con el experto

·      Reducción/limitación a la exposición a factores externos o medioambientales.

·      Instauración de hábitos saludables de vida (correcta hidratación, respetar las horas de sueño, uso de humidificadores…)

·      Seguir hábitos laborales relacionados con el mantenimiento de una correcta salud ocular (descansos visuales, mantenimiento de una distancia prudencial respecto a las pantallas de visualización…).

·      Mantener una dieta saludable.

Importancia revisiones para un buen diagnóstico. La pandemia ha empeorado la visión. 

Lo expertos de Cottet insisten en la importancia de la realización de revisiones periódicas para la detección precoz de posibles patologías. Recibir el tratamiento adecuado en cada caso es necesario para evitar que las cifras aumenten como es el caso de la miopía. Fabio Delgado, director óptico de Cottet recuerda “los datos sobre el incremento de la miopía extraídos por la asociación Visión y Vida, son alarmantes”. Arrojan como ha habido un empeoramiento de la visión del 57% de la población tras la cuarentena provocada por la crisis del COVID-19. Además, seis de cada diez adultos tienen peor visión ahora que antes de la cuarentena y la situación es aún más preocupante entre los jóvenes, con ocho de cada diez (77,4%) ven como su vista ha empeorado”.

 

El experto apunta que: “la visión ha sufrido las consecuencias del exceso de uso de pantallas durante la pandemia y los confinamientos que inciden en el desarrollo de la miopía. Apunta también que la mitad de las personas entre 18 y 34 años en España ya son miopes y que afecta más a las mujeres (57,7%), que a los hombres (48,7%)”. 

Pautas a seguir para que los ojos descansen

·      Limitar el tiempo frente a las pantallas

·      Valorar el uso de  lentes con filtro azul, para no sobrecargar el sistema visual.

·      No mirar el móvil o tablet muy cerca. Alargar la distancia de observación como mínimo a 35 cm. En cuanto a las pantallas de ordenador debería de ser entre 40-50 cm para portátiles y entre 60 y 70 cm para los de sobremesa. 

·      Inclinar la pantalla de ordenador ligeramente (20°) y situarla por debajo de la altura de los ojos.

 

·      Evitar mirar pantallas a oscuras. 

·      Parpadear con frecuencia para mantener la hidratación ocular. 

·      Seguir unos hábitos saludables y aprovechar al máximo el tiempo disfrutando al aire libre.

 

 

     

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment