Con la llegada del sol, alertamos sobre la importancia de proteger los ojos de niños y adultos de las radiaciones ultravioleta, ya que su impacto se sufre tanto en días soleados como en aquellos más nublados. Sin embargo, más del 60% de los adultos no utiliza sus gafas de sol los días menos soleados. Asimismo, advierte de que al año en España se venden más de 21,6 millones de gafas de sol, siendo solo el 11,9% por el canal óptico, único lugar donde el profesional aconseja el filtro solar más indicado y la gafa que mejor cubre la cara y más protege.

 

Un estudio de The Vision Council muestra que una de cada siete personas (el 14%) no asocia la relación entre una sobreexposición a la radiación UV con enfermedades oculares como las cataratas o la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad), cuando está ampliamente probado que, en palabras de Salvador Alsina, presidente de la asociación de Visión y Vida “el daño que causa la radiación UV es acumulativo e irreversible”. Por todo ello, recuerda, “las gafas son mucho más que un complemento de moda, que es como lo percibe el 65% de la población”.

 

Además, y ante la llegada del buen tiempo, que implica el disfrute de la playa o las escapadas al aire libre, la asociación de Visión y Vida quiere recordar que el agua refleja el 100% de la radiación UV, es decir, “en esas situaciones, nuestro ojo sufre el doble ya que recibe el impacto directo de los rayos del sol más la misma cantidad de los que se reflejan en el agua”, precisa su presidente.

 

Respecto a los niños, Visión y Vida quiere enseñar a padres y educadores que “sus ojos son tres veces más sensibles que los nuestros, por lo que la perjudicial radiación UV penetra hasta su retina”. Además, insiste Alsina, “sus pupilas son más grandes y su cristalino más transparente, por lo que todo el daño que se les haga tendrá su repercusión en la etapa adulta, ya que cuando un menor cumple los 18 años, ya ha recibido cerca del 25% de toda la exposición a los UV de su vida, por lo que es absolutamente imprescindible que hayan estado protegidos”.

Enfermedades como las cataratas o la DMAE, que es la principal causa de ceguera en el mundo en mayores de 60 años, pueden ser prevenidas y en muchos casos evitadas gracias a un cuidado de la visión durante todas las etapas de la vida, incluyendo la protección ante los rayos solares.

 

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment